jueves, 11 de noviembre de 2010

10 Razones para NO ser amante

Image and video hosting by TinyPic

Cuantas veces nos ha sucedido que nuestros ojos se posan en alguien que no nos conviene pero cuando nos damos cuenta quizás ya sea tarde, estamos enamoradas.

El corazón tiene razones que la razón no entiende, porque nos empeñamos en dañar nuestras vidas, conformándonos con ser amantes.

Hoy les doy 10 razones por las cuales no podemos ser amantes, pues tenemos derecho a ser felices:

1. Nunca tendrás compañía en fechas especiales. (Navidad, cumpleaños, fines de semana, etc.)

2. No puedes planificar una cena romántica en su casa, y mucho menos podrás ir a restaurante públicos.

3. Los Domingos no puedes contar con su compañía, él tiene familia y ese día es de su esposa e hijo.

4. Tú mereces ser la esposa, no la amante, la persona a la que él ama sin necesidad de esconderse.

5. Si le llamas por teléfono, y recibe una llamada, te colgará el teléfono a ti y no a ella.

6. Sus noches son de ella, no tuyas, sus planes son de ellos no tuyos.

7. Si está casado, no puede ser “tu media naranja” (ya es de otra).

8. Esas palabras “estoy casado pero no tengo nada con ella” es una vil mentira.

9. Es malo ser amantes porque TÚ misma te estás devaluando al no darte el lugar importante que te correspondería por ser la pareja de alguien.

10.Si estás enferma o necesitas algo no puedes llamar, está con su esposa, tú sólo eres la amante (la que debe esperar que tenga tiempo libre para ti).

Todos somos libres de escoger y buscar la felicidad, quizás debamos pensar dos veces antes de involucrarnos con un hombre casado o comprometido. Si nos ponemos a reflexionar en estas simples razones de las que seguramente hay cientos más, veremos que no es nada bueno ser amantes. Como mujer amante, siempre serás la segunda opción, además no se puede ser feliz destruyendo hogares donde los hijos son lo más importante, no es bueno para ti ni para la otra persona (lo digo por experiencia)

Image and video hosting by TinyPic

Las aguas hurtadas son dulces, y el pan comido en oculto es sabroso. Prov. 9:17.

1 comentario:

Rosana Martí dijo...

Mejor quedarse con el que tienes y si no te gusta lo cambias, pero dos hombres ya son demasiados en tu vida. Gracias por estos consejo. Estoy totalmente de acuerdo. Tampoco me gusta ser un segundo plato, me gusta ser el postre exquisito. Un beso mágico desde mi mundo de letras. Gracias por quedarte atrapada en mi mundo.