viernes, 29 de junio de 2012

De la vida



Aprendí que todos los días deberías acercarte y tocar a alguien.
La gente ama un cálido abrazo, o simplemente una
palmada amistosa en la espalda.


 
Aprendí que aún tengo mucho que aprender


Aprendí que las personas olvidarán lo que dijiste,
olvidarán lo que hiciste,
pero ellas nunca olvidarán como las hiciste sentir.


Aprendí que a veces la vida
te da segunda oportunidades.

</a

No hay comentarios: