sábado, 2 de septiembre de 2017

¿PARA QUÉ?


Ante las adversidades, debemos dejar de preguntarnos "¿porqué a mi? y en lugar de eso preguntarnos ¿para qué?, y es que ¿por qué a mi?, ¿por qué me pasa...? implica muchas veces atasco personal, culpa, angustia, dolor, etc. Claro que cuesta ser positivo cuando tenemos problemas económicos, de salud, con nuestros hijos, con nuestra pareja, familiares o amigos, pensamos que nos hundimos y que nada nos salvara, pero la vida o Dios nos da fuerzas, no debemos quedarnos angustiados y aislados, en la soledad nos surgen sentimientos que muchas veces nos hunden y no nos dejan ver con claridad alguna solucion a nuestros problemas. 


1 comentario:

Dulce dijo...

Esa ha de ser la actitud cuando tantas veces nos perdemos.

Besos dulces y dulce semana.