miércoles, 1 de julio de 2009

FELIZ CONTAGIO...



Se a escrito mucho sobre la influenza tipo A (H1N1) o gripe porcina, escuchamos a diario las noticias de como se ha expandido en el mundo y como está afectando a los países que en estos momentos se encuentran en pleno invierno...

Para variar este fin de semana he pasado un gran susto pues mi hijo Pablo tuvo síntomas de gripe, terminé leyendo muchas páginas de internet para aclarar si lo que tenía podría ser la famosa influenza... lo peor era que estaba lloviendo y era un fin de semana largo, tuve que recurrir a los milenarios remedios caceros que mi madre me indicaba por teléfono y después de tres días logramos controlar la fiebre y comienza a recuperarse.... Al sentirse mejor Pablo solo deseaba salir e ir colegio, pues según él no se podía retrasar en los estudios... hum para ser bien francos eso me llama la atención pues no es muy buen estudiante, en fin algún día sabré en que pasos anda...

Bueno después de contarles lo sucedido a mi "niño regalón" les compartiré un contagioso mensaje que un amigo me envió:



Image and video hosting by TinyPic

FELIZ CONTAGIO

“¡Ya sólo faltaba…!” ─dirá alguno: “¿No eran suficientes tres crisis –¡y de qué tamaño…!: la financiera, la de inseguridad y la del narcotráfico─ como para tener que afrontar una crisis más: la sanitaria? Sí que “llueve sobre mojado”.
El hecho es que esta crisis de salud nos está obligando a todos a una cierta “encerrona” en casa. Y ya se están sugiriendo mil maneras de consumir ─“matar”, decimos a veces─ el tiempo sin salir.
Pienso que el virus de la influenza ─“virus inteligente”, como lo definieron en algunos medios─ puede sugerirnos un recurso válido para esta situación: el contagio. Estos días son una oportunidad única para el “contagio”.


- Contagiarnos la fe para creer una vez más que “no hay mal que por bien no venga”.
- Contagiarnos la esperanza, para estar seguros de que “también de ésta vamos a salir”.
- Contagiarnos el amor para “con-vivir” ─nunca mejor dicho─ en familia esta crisis sanitaria.
- Contagiarnos el espíritu de oración, dedicando un tiempecito en familia a pedir a Dios por nuestra ciudad, nuestro estado, nuestro país; por el mundo entero.
- Contagiarnos la alegría de poder estar “obligadamente” juntos, quizá desempolvando un entretenido juego de mesa antes de encerrarnos en nuestro iPod personal, computadora o jueguito electrónico.
- Contagiarnos las ganas de platicar de tantas cosas de las que normalmente no se platica por la prisa de la vida.
- Contagiarnos el gusto por la lectura de un buen libro o por un hobby sano ─como un instrumento musical, la pintura o alguna manualidad.
Realmente, no hay mal que por bien no venga… ¡Feliz contagio!



Image and video hosting by TinyPic

3 comentarios:

silenciodd dijo...

excelente carta...hay que darle la vuelta al mundo...jajaja.
Un saludo.

Carla dijo...

la gripe comun y la porcina esta en todos lados.
Todo el mundo esta en cama engripado ... culpa de la gripe tengo 15 dias mas de vacaisones cosa que para mi es un festin !

El contagio no es tan malo ,bueno en realidad si , si hablamos de cosas graves como enfermedades. Pero por que no aceptar el virus de la felicidad ? No vendria mal contagiarce por amor, por una caricia y beso que el da. Por las sonrisas y sueños que surgen en en un mundo muy extraño al que hoy en dia parece olvidado .
Manten las defensas altas cuando la tristeza, el odio , las mentiras , el dolor... se aproximen . Rechazalos ,pues no debe haber lugar en el mundo para estos crueles virus que surgen.Parasitos que te devoran y lo unico que causan es daño.

Mantente alerta,cuando suene la alarma roja ... ellos podrian estar serca y lo unico que recibirias es mal ,quebrandote el corazon

Ten cuidado !!


****


Besos

Vivian Angélica dijo...

Gracias por sus comentarios..... saludos a la distancia